Pequeños importadores son los más perjudicados por las altas tarifas de transporte marítimo en EE.UU

Los pequeños importadores se están llevando la peor parte de los embotellamientos en las cadenas de suministro. Las largas esperas para la entrega de los bienes y los costos agobiantes están dificultando los esfuerzos de las pequeñas y medianas empresas de todo Estados Unidos para beneficiarse de la recuperación económica tras un año difícil, informa Wall Sreet Journal.

Mientras grandes actores del retail como como Walmart y Amazon se apresuran a reabastecerse para satisfacer la floreciente demanda de los consumidores estadounidenses, los competidores más pequeños se disputan el reducido espacio de carga en los buques que arriban desde Asia. Aquellos que quieren envíos inmediatos a menudo deben pagar alrededor de tres veces el costo de los fletes, según versiones de traders y de los propietarios de la carga.

Los retrasos en los envíos y las elevadas tarifas de los fletes son algunos de los retos a los que se enfrentan las empresas estadounidenses, que también tienen que hacer frente al aumento de los costos de los productos y a la escasez de mano de obra disponible. Estos factores pesan especialmente en las pequeñas empresas, que suelen tener menos recursos para absorber los incrementos de precios y menos influencia para negociar tarifas más bajas o trasladar los costos más altos a los clientes.

No se espera que las cosas mejoren a corto plazo. Los operadores de portacontenedores afirman que el retail comenzó a reservar espacios para los bienes a comercializar en las fiestas de fin de año en junio, tres meses antes del inicio de la tradicional temporada alta de envíos.

“No vemos que la demanda vaya a bajar en absoluto”, dijo Narin Phol, director general para Norteamérica d Maersk, quien añadió que “todo el mundo está preocupado por la temporada alta”.

Poseen menos recursos para absorber los aumentos y menos influencia para negociar tarifas más bajas

La tarifa media para enviar un contenedor de China a California está ahora en US$6.040, un 43% más desde el inicio de este año y un 344% desde el inicio de 2020, según el Freightos Baltic Index. La tarifa de un contenedor desde Asia a Europa es de US$13.073, un 130% más que a principios de año.

Los pequeños importadores de Estados Unidos dicen que están pagando mucho más incluso para llevar su carga a los buques. Por su parte, los ejecutivos del transporte marítimo dicen que el aumento de los costos de los fletes es el resultado de las interrupciones en las cadenas de suministro que provocaron retrasos en los puertos y en las redes de distribución interior, ya que el retail y los fabricantes se apresuran a reponer los stocks agotados durante la pandemia.

Te puede interesar: Proyecto de Ley de Abanderamiento para fortalecer la industria marítima

El inesperado auge de la demanda

Las tarifas empezaron a subir a fines del verano (septentrional) pasado, cuando los estadounidenses que no podían salir de casa empezaron a pedir una cantidad sin precedentes de productos por Internet, como muebles, aparatos de gimnasia y productos electrónicos.

El aumento de las tarifas se aceleró como consecuencia del bloqueo del Canal de Suez en marzo y la congestión en los puertos del sur de California, Los Ángeles y Long Beach, y el puerto chino de Yantian.

Unos 700 buques arribaron con más de una semana de retraso a los puertos de la Costa Oeste durante los cinco primeros meses de 2021, en comparación con un total combinado de 1.500 entre 2012 y 2020, según Sea-Intelligence.

Cabe recordar que, en una orden ejecutiva del 9 de julio, el gobierno de Biden dijo que presionaría a los reguladores [La Comisón Marítima Federal, FMC] para hacer frente a las tarifas anticompetitivas impuestas por la industria de transporte marítimo y ferroviario como parte de un esfuerzo para reducir el poder de las grandes empresas para dominar las industrias.

La administración pedirá a la Comisión Federal Marítima que luche contra lo que denomina un patrón de consolidación que ahoga la competencia y permite una fijación agresiva de los precios de los fletes. La administración afirma que las fusiones entre las grandes empresas de transporte marítimo les han permitido cobrar tarifas poco razonables.

Mayores poderes para FMC

El presidente de la FMC, Dan Maffei, dijo que los poderes de la Comisión eran limitados y señaló que que el Congreso debería considerar la posibilidad de otorgarle mayores poderes regulatorios si quiere que su autoridad se extienda más allá de la manipulación intencionada de las tarifas. “He oído hablar de muchos abusos de tarifas, pero me ha frustrado la falta de casos en los que alguien esté dispuesto a ir a los tribunales y presentar las pruebas”, dijo Maffei. “Estamos bastante limitados en lo que podemos hacer”.

Nils Haupt, vocero de Hapag-Lloyd, dijo que los cuellos de botella se deben a la escasez de espacio en almacenes, terminales y centros de distribución. “Las líneas navieras están haciendo todo lo posible para hacer frente a esto, gastando millones en capacidad extra”, aseguró.

Por MundoMarítimo