Menú Cerrar

Coronavirus golpea duramente al transporte marítimo global

La des aceleración de China en respuesta al coronavirus ha hecho que la industria naviera mundial se desvíe de su rumbo, con tasas de tránsito que caen a niveles mínimos, indica un reporte de Financial Times.

Todos los segmentos del transporte marítimo, desde los petroleros hasta las líneas navieras, se han visto afectados por el impacto económico de los cierres de fábricas y las restricciones de viaje establecidas en toda China para controlar la propagación del virus. El índice Capesize, que hace un seguimiento de los costos de flete de los mayores transportistas de commodities de graneles como el mineral de hierro, el carbón y los cereales, cayó en territorio negativo hace dos semanas por primera vez desde su creación en 1999, lo que indica que las compañías navieras están funcionando con pérdidas en ciertas rutas.

Los brokers y analistas afirman que la caída de la demanda de transporte de bienes dentro y fuera de China -el mayor consumidor mundial de muchos commodities- dejará su huella en la industria del transporte marítimo y el comercio de materias primas durante los próximos meses.

“Es un verdadero desastre”, dijo Eirik Haavaldsen, jefe de investigación de Pareto Securities, un banco de inversión con sede en Oslo. “China es tan importante para todo lo relacionado con el transporte marítimo”.

Te puede interesar: CORONAVIRUS PODRÍA REDUCIR EL CRECIMIENTO DEL TRANSPORTE DE CONTENEDORES

Desde que se produjo el cierre, los astilleros han sido abandonados, haciendo que armadores y constructores navales pierdan dinero al no poder atender a las naves ociosas que esperan ser reparadas. Uno de los mayores astilleros de China en Jingjiang, cerca de Shanghái, ha tenido dos solicitudes sucesivas de reapertura rechazadas por el gobierno local. “No podemos permitirnos estar de vacaciones mucho tiempo”, dijo un funcionario a principios de esta semana.

En el puerto de Wuhan, en el río Yangtsé, otro funcionario dijo que las autoridades se centraban en las medicinas y las necesidades. “No tenemos la capacidad de ocuparnos de otros bienes”, dijo.

La utilización de la capacidad en los principales puertos chinos ha sido de 20 a 50% más baja de lo normal y más de un tercio de los puertos dijeron que las instalaciones de almacenamiento estaban más de 90% llenas, según una encuesta realizada hace dos semanas por el Instituto de Transporte Marítimo Internacional de Shanghái, un centro de estudios respaldado por Beijing.

Es probable que los efectos en la industria del transporte marítimo sean duraderos. Un funcionario del China Merchants Port, un importante operador portuario con sede en Hong Kong, dijo que la epidemia podría reducir los ingresos anuales entre un 10 y un 25% si se controla para finales de marzo, e incluso más si dura más tiempo.

En el mar, las tripulaciones se han quedado atrapadas a bordo de los buques en los astilleros chinos o en puertos como el de Singapur, que aplican estrictas normas de cuarentena a los buques procedentes de China. Guy Platten, secretario general de la Cámara Marítima Internacional (ICS, por su sigla en inglés), dijo que algunos buques anclados se estaban quedando sin alimentos.

Las tripulaciones chinas, una de las nacionalidades más dominantes de la gente de mar, se ven obligadas a pasar más tiempo en el mar – que suele ser de hasta seis meses – dado que las restricciones de cuarentena están dificultando el cambio con los marineros chinos de reemplazo, dijeron brokers del sector.

Los commodities han sido afectados por el brote. Los ejecutivos de energía chinos han estimado que el consumo interno de petróleo podría caer hasta un 25% en febrero, o un 3% de la demanda mundial, y esos temores hacen que el crudo Brent disminuya aproximadamente un 15% este año.

En consecuencia, las tarifas de los VLCCs han disminuido en un 75% en un mes a US$23.000 dólares por día, lo que supone un drástico retroceso de US$140.000 por día cuatro meses antes.

“El coronavirus está teniendo un gran efecto perturbador en el mercado y en nuestro negocio”, señaló Brian Gallagher, jefe de relaciones con los inversores de Euronav, una de las mayores compañías de petroleros del mundo.

Por MundoMarítimo