Coronavirus podría impulsar la reformulación de las cadenas de suministro

Si bien expertos de la OMS y de los Estados Unidos dicen que todavía no hay una pandemia de coronavirus, ya existe un caos desenfrenado en las cadenas de suministro y en el comercio en general, indica un reporte de Xeneta.

En esta senda las noticias económicas continúan empeorando. Apple, Adidas, Under Armour, Puma y varios otros minoristas dieron a conocer advertencias de suministro, Apple añadió que las exportaciones de piezas/teléfonos de China también se vieron afectadas.

Según la Cámara de Comercio Americana en Shanghái, alrededor del 80% de las plantas americanas en China tienen dificultades para que los trabajadores regresen y reinicien la producción. Más específicamente, mientras que se esperaba que el 90% de los 109 fabricantes estadounidenses en la Zona Económica del Delta del Río Yangtze reanudasen la producción entre la semana anterior y ésta, el 78% no cuenta con suficiente personal para operar a la capacidad estándar debido a las restricciones de viaje y los requisitos de cuarentena.

Te puede interesar: MÁS DE 15.000 BARRILES DE PETRÓLEO SE DEJARON DE EXTRAER EN EL PAÍS

Reportes confiables indican que 780 millones de chinos, cerca del 50% de la población, aún viven restricciones de traslado. El resultado es que docenas de salidas de puertos chinos han sido canceladas ya que la mayoría de las fábricas permanecen cerradas, los contenedores no se movilizan a los puertos y no se embarcan.

Alphaliner informó de la cancelación de 33 itinerarios en las cuatro semanas en las rutas Asia- norte de Europa, lo que significa que se ha cancelado alrededor del 46% de las salidas programadas en la ruta, y muchos de los buques que navegan están saliendo con una carga sustancialmente menor a bordo.

Los efectos de la desaceleración han golpeado absolutamente a los portacontenedores, cuyo único recurso para controlar las tarifas en los itinerarios en blanco, mientras que el flujo en las rutas China- norte de Europa y China-EE.UU. sigue cayendo en picada. Alphaliner prevé otros 17 itinerarios en blanco en las próximas cuatro semanas

Serie de afecciones en China, hacen volcar la mirada al sur de Asia y a países como México

Castigo a las cadenas de suministro

Las industrias electrónica y automovilística están sintiendo el peso del virus, principalmente debido a sus intensas cadenas de suministro. Informes de la base de clientes y red de Xeneta confirman que muchos no pueden conseguir las piezas que necesitan justo a tiempo, y aunque pueden hacerse de suplementos de fuera de la región, definitivamente existen vacíos en sus cadenas de suministro. Clientes minoristas describen situaciones similares; particularmente que el cierre en China no sólo está afectando su negocio de 2020 sino que también impactará la temporada primavera/verano septentrional de 2021 debido a los largos plazos de entrega de las muestras. El panorama se visualiza sombrío.

China no es eterna

Muchos actores de la cadena de suministro se cuestionan ahora si China debería ser el epicentro de sus cadenas, dada la cantidad de desafíos que implica la región, que en última instancia afectan a sus negocios. Una mano de obra no tan barata como antes, una situación política desafiante y cada vez más preocupaciones sanitarias que surgen en la zona están definitivamente haciendo más atractivas regiones como el sur de Asia y países como México.

Este puede ser el momento para que las empresas examinen sus estrategias de la cadena de suministro y la estratificación de sus proveedores. Se debe hacer un intenso modelado de costos y riesgos en las ubicaciones de los centros de manufactura, los socios de abastecimiento que afectan las rutas comerciales y las elecciones de los proveedores. ¿Cuánto costará enviar mi carga de A a C, en lugar de A a B? ¿Qué podemos ganar si movemos los centros de distribución de C a D y cómo afecta esto a nuestros resultados?

Las tarifas son claramente débiles (una caída del 20-25% desde el 1 de enero en China a Europa y la costa oeste de los EE.UU.) en parte debido a la habitual ralentización del Año Nuevo Chino, de lo cual el mercado se recuperará en tiempos económicos normales. Seguramente hay mucha demanda reprimida que compensaría con creces las actuales tarifas de carga. Desafortunadamente, hasta que el coronavirus sea contenido y China vuelva a abrir completamente sus puertas, las tarifas son irrelevantes si no hay carga.

El coronavirus puede ser tal vez un despertar para las configuraciones de la cadena de suministro, obligando a sus actores y los de la logística a tener en sus manos tanta información como sea posible para poder modelar sus próximas estrategias.

Por MundoMarítimo